Skip navigation

Pensar en Haití me resulta muy difícil. Diría imposible. Y creo que eso se debe a la importante distancia física que me separa de la zona del desastre, de las calles atiborradas de escombros y cuerpos por doquier, de los desesperantes pedidos de auxilio o ayuda por parte de los damnificados, de las miradas sin vida que penetran en mi cabeza a través de los medios de comunicación, de los gritos que no escuchamos, de los olores nauseabundos que no sentimos, de las personas que no lloramos porque no los conocíamos. Y todo lo demás, porque no estamos ahí. También diría que aquella distancia geográfica está intrínsecamente conectada de algún modo a las diferencias de pensamientos que tenemos acá y que existen allá. Lo que quiero arrojar, y por lo que estoy rumiando ideas, es una pregunta: ¿por qué allá y no acá? ¿Por qué a ellos y no a [NOS]otros? ¿Por qué un desastre más en un país castigado tantas veces?

Haití está en boca de todos; y entre ellas las nuestras, que no están allí. Porque si estuviéramos en ese pequeño país negro, dudo que podamos hablar claramente. Seguro que la inminente necesidad de actuar, de ir y venir, de llevar y traer, de tratar de que otros vivan –o sobrevivan-, si es que nosotros no sufrimos un trágico final debido al terremoto, nos tendría ocupados 25 horas al día. Supongo que las capacidades mentales de cualquier persona ante semejante desastre se agolparían en la puerta de la orden cerebral que dice: “ACCIÓN”, “ACTUÁ”.

Y pienso e imagino esto porque si yo estoy escribiendo ahora y vos me estás leyendo, se debe a que ambos no estamos realmente ahí, en Haití.

Podemos “estar” desde el sentimiento, la compasión, el padecimiento, la desazón, pero creo imposible darnos cuenta de lo que verdaderamente nuestros hermanos haitianos están viviendo. Y algunos, muriendo.

Entonces, dadas las distancias geográficas que nos separan con la pequeña nación centroamericana ¿qué podemos hacer desde acá?

Aunque sea, sería válido preguntarnos ¿qué haríamos nosotros si estuviéramos en su situación? Sin embargo, si doy una vuelta de rosca más a mi cabeza, creo que esa actitud quizás resultaría insuficiente.

¿Deberíamos estar en Haití?

N. de R.: las imágenes fueron sacadas de la web del diario La Nación

Anuncios

2 Comments

  1. Este texto está interesante por sus constataciones y cuestiones cuyo contribucto – lo veo – es la sugerencia de un analisis comparativo entre los significantes “alteridad” e “imaginario”. Esto porque la condición de ponerse en lugar de un otro implica la renuncia a un egoísmo que no dejaría ver el dolor de la nación hatiana y, por lo tanto, la sensibilidad a una acción de ayuda y solidariedad por parte de todos los pueblos del mundo. De otra parte, imaginarnos ahí por el único acto de ejercitar la imaginación, lo vería como dolor desnecesario y gasto afectivo ocioso. También tenemos nuestros dolores a parte de los cataclismos, tenemos nuestros pequeños terremotos quotidianos. Pasa que la situación es política y tambiém “natural”. La Tierra tiene sus imperfecciones tectónicas y sí o sí nosotros los humanos la estamos destruyendo. Entonces, los que tengamos ojos y posibilidad ayudamos a los hermanos de Haití. Pero no creo que tengamos condiciones de suplantar el dolor de los que vivieron la experiencia del terremoto. Es una tristeza que solo de a uno podría ser (parcialmente) expressada. Qué te parece? Escribe más acerca, escribe más!

  2. no estoy de acuerdo… esto es muy mental…. conmoverse no depende para nada de las distancia, o de algo fenomenico como sentir o no los olores… Se puede sentir y vivir la unidad del genero humano y de tu hermano que sufre (tiene miedo y esperanza como vos y yo)Ahora si ves la tele por ver y decis “que barbaridad!” (como susanita en el chiste de mafalda)y no te importa el que te pidio comida a la esquina de tu casa.. eso si es frivolidad y quizas divague mental, que nada tiene que ver con sentimiento fraterno.

    gasto afectivo ocioso?no puedo pensar la afectividad como un gasto y los sentimientos como ocio…

    la naturaleza no tiene “imperfecciones tectonicas”(!?) tiene “humanos imperfectos”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: