Skip navigation

Hay dos políticos argentinos charlando, y uno le dice al otro:

-Che loco, ¿qué te parece si usamos el partido para presentarnos como en las próximas elecciones? Creamos un par de promesas para que la gente nos vote y cuando asumimos, vemos qué pasa. Hacemos algo como para no quedar muy manchados, pero vos viste como es este tema… por varios años el manejo es nuestro.

El otro político se queda callado, no dice nada. Parece que está pensando bastante pero sólo hace cuentas a su favor. Hasta que rompe el silencio:

-¡Dale!

Argentina parece ese chiste malo que acabo de inventar. Malísimo si los hay. Seguro no ganaré ningún concurso humorístico ni conseguiré hacer temporada de verano en Carlos Paz o Mardel. El tema es que estas situaciones parecen ser reales, superan la ficción y la extravagancia. Y paradójicamente, los que más disfrutan de este chiste son los propios políticos. Se ríen de la gente. De TODA la gente.

La última carcajada la dieron cuando asumieron los nuevos legisladores en el Congreso nacional hace unos días. De la gran minoría oficialista sólo se hicieron cargo de su banca algunos pocos que parece que “no les quedaba otra”. Uno de los grandes chistes del año fueron aquellas “candidaturas testimoniales” en las que humanos devenidos en políticos nos dijeron:

-Miren gente, yo me voy a presentar para que me vote, pero no tengo pensado asumir el 10 de diciembre. ¿Sabe?

Total, quién es el ingenuo que cree que ellos realmente cumplirán con la voluntad popular. Otro gran chiste: “si sabemos que todos roban, mejor no me meto porque es muy difícil que algo cambie”. El problema está en que seguimos sosteniendo a las mismas caras desde hace años, muchos años. Y por eso, lamentablemente metemos a todos dentro de la misma bolsa. Seguro que habrá algún político con la vocación de pensar un poco más por nosotros, y menos por él. Pero su camino al cargo que le corresponde esta bastante empinado.

¿Cuál es el chiste final? Que esta realidad, es un fiel reflejo de nuestra sociedad. Entre todos podemos mejorar Argentina, pero mientras veamos esa posibilidad como una utopía, algunos seguirán riéndose, cuando deberían llorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: