Skip navigation

silla

 

“¿Porqué se llevan una silla que está rota, sin una pata?”, pregunta mi vieja al ver pasar dos chicos arrastrando un chango de supermercado repleto de cosas. Seguramente fueron sacadas de los basureros de las distintas casas de mi barrio, lo que para ellos quizá es un excelente “botín”. Más pensando en que están buscando su destino en la basura ajena. Más pensando en que es domingo a la siesta, y el sol parte la tierra, lo que hace elevar la temperatura por arriba de los treinta grados.

Con mi total inocencia le respondo: “será porque la necesitan”. Y punto final. Mi auto viajaba por la calle en la que ellos mismos caminaban, pero ya los pasé.

Ya es historia.

¿Ya es historia?

Ojala fuera historia y no futuro. Ojala fuera el ayer y no el mañana. Y ojala fuera un antes y no un después.

El principal problema es que es el presente, es hoy, y es ahora.

Otras preguntas podrían surgir al observar situaciones que lamentablemente las tomamos como cotidianas: ¿Por qué hurgan en la basura? ¿Por qué salen a pedir a la calle? ¿Por qué están caminando un domingo a la siesta? ¿Por qué son niños los que tienen que hacer ese “trabajo”? ¿Por qué tienen que hacer ese “trabajo” personas como yo? ¿Por qué tienen la necesidad?

La silla sin la pata podría funcionar como metáfora, en el sentido de que no cumple su función como debería. Y no lo hace, porque se ve imposibilitada por cuestiones propias o ajenas. Así parece que actuamos nosotros, con la gigantesca diferencia de que somos humanos. Y por lo tanto razonamos, pensamos, discernimos, sentimos, sufrimos, vivimos.

En nuestra sociedad hay algo que no funciona como debería. Me costó muy poco escribir esas palabras, pero más difícil nos es a todos aceptarlo. Y suponiendo que lo aceptamos, lo arduo es comprometernos a tratar de que las cosas marchen como deberían. Lo trabajoso es darnos cuenta de que está en nuestras manos la posibilidad de la mejora.

Resultaría muy cómodo decir que la culpa la tienen solamente los gobernantes, ¿qué hay de mí que pasé en el auto, vi la silla rota y seguí mi camino?

TAMBIÉN LEÉME EN >>> http://www.mediosenlared.com/

Anuncios

One Comment

  1. Grande Camino! se te extraña viejo! espero volverte a ver en el techo, te mando un abrazo papa!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: