Skip navigation

buenos-aires

La ciudad se levanta sobre el cemento, aquí y allá, y sobretodo hacia arriba. Supongo que su edificio más chico es el más grande en la mía, en mi ahora –pienso- “ciudad-pueblo”. Mi mirada intenta abarcarlo todo, pero el paisaje va mucho más allá que el ángulo de visión de mis ojos. Todo parece importante a la vista; todo atrae para ver, conocer y hasta –algunas cosas- admirar. El gentío va y viene, las calles parecen aguantar con resignación el paso de tantos autos y colectivos, y debajo de mis pies el recorrido de los subtes continúa sin cesar.

Buenos Aires es así, imponente para quien la visite viajando desde cualquier punto del interior del país. Es incomparable semejante mastodonte de metrópolis con algunas de las otras “grandes” ciudades de Argentina. Y para este cordobés capitalino que fue por primera vez, no es la excepción.

Tanta diferencia estructural hace reflotar aquella frase que reza “Dios atiende en Buenos Aires”. ¿Tendrá sucursales en las provincias? Podríamos decir que “algo hay”, pero los gobernantes de turno deben mendigar en la rosada –y enrejada- construcción que adorna la Plaza de Mayo para tener oxígeno en sus cuentas; pero los argentinos del interior deben rogar una relación de obediencia de su autoridad para con el Gobierno central para obtener las obras que se merecen; pero un cordobés –por ejemplo- debe viajar a la Capital Federal para conseguir su DNI rápido, como si no fuera su derecho, porque en la Docta puede demorar tranquilamente un año; pero muchos “de acá” deben viajar “hacia allá” para conseguir un futuro mejor; pero la repartija de la torta se hace en la base del Obelisco.

Aunque esto parezca un canto de reproches, sólo intento reflejar un poco la realidad de algunas pocas cosas –de las tantas que se podrían enumerar- que no hay en el resto de nuestro país.

Ojala podamos construir un país realmente federal algún día, aunque nuestro pasado y presente bicentenario esté marcado por un centralismo casi absoluto de Buenos Aires. Sin embargo, no significa necesariamente que el cemento deba levantarse aquí y allá, sobretodo cubriendo los hermosos paisajes de nuestro territorio y acabando con la tranquilidad de tantísimos lugares.

TAMBIÉN LEÉME EN >> http://www.mediosenlared.com/index.php?option=com_content&view=article&id=2436

Anuncios

One Comment

  1. Primo… creeme que me sentí igual que vos la vez que estuve sola en la súper-gran ciudad del país. A la falta de federalismo la sufrimos todos, un comentario: si sos artista (plástico, músico, actor) y no te conocen allá, anda olvidándote de que tu arte existe para todos, y mira lo que son las paradojas de la vida, el artista plástico que más expone y vende en BsAs (lo que significa, en todo el país) es un chaqueño, de perfil bajo y que no le gustan las inauguraciones… Milo Lockett, en sus obras los personajes principales son las palabras. Cosas de la vida, capaz que vos con las letras y yo con la plástica podemos llegar a lo mismo (pero por favor, que sea por internet y desde un casita en las sierras de mi Córdoba).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: