Skip navigation

nenes

El relato de mi encuentro con el Jhony continúa. Esa madrugada también hubo una historia paralela que nos cruzó al final de la noche. Ellos eran dos. Dos niños que deberían haber sido tales, pero lamentablemente por la realidad que estaban atravesando parecían mayores a su edad, contextura física y conciencia mental.

El escenario no había cambiado nada, yo estaba dentro de la casita y ellos –junto con el Jhony-, afuera. Aparecieron como fantasmitas, como los residuos más pequeños de la sociedad que los deja al amparo y a la ¿libertad? de hacer lo que quieran.

El Jhony parecía conocerlos, pero yo creo que fue porque sus vidas se asemejaban bastantes: los tres eran de barrios humildes, estaban drogados y sus expresiones eran sacadas del mismo manual de habla popular cordobesa. Los niños resultaban ser un reflejo del pasado de “mi nuevo amigo”, un recuerdo hecho cuerpo en dos angelitos que vivían en el infierno más temible de nuestro tiempo: la pobreza, las drogas, el delito y la falta de educación. Ahora pienso que así debería haber sido él cuando jovencito, en la época en la que “pinta el choreo, guacho”, como me contó uno de ellos con sus propias palabras.

Con la misma actitud que tomé hacia con Jhony, las preguntas por conocer un poco de sus vidas se desprendieron de mi boca, que quedó atónita ante las respuestas escuchadas. Uno de ellos va a la escuela, el otro ya no porque no le gusta y tampoco le interesa.

-Che ¿y sus viejos?

-Este loco encañonó a sus padres hace poco –me responde el más extrovertido de los dos, y al parecer el mayor, aunque no debe pasar los doce años-. Así como lo ves de chiquito, es fulero el guacho. Y los míos ahí están, laburan.

-¿Y vos por qué robas entonces?

-Porque me gusta la plata fácil guacho. Los giles laburan.

Están dispuestos a todo. Y están expuestos a todo.  Jhony comparte uno de sus porros con ellos, y luego les da de probar las hojas de coca. “¡Esto es re flashero loco!”, alucina uno.

¿Qué funciona mal, para que estos angelitos estén solos una fría madrugada de jueves en las calles?

Anuncios

2 Comments

  1. Felicitaciones, Mauri.
    Me quedo con tu última pregunta ¿Qué funciona mal? Y le agrego una ¿Qué mierda se puede hacer para solucionarlo?

  2. muy bueno lo que escribis =)
    me encanto!
    y me hizo pensar mucho

    un beso mauri


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: