Skip navigation

futbol

Y quedamos con la boca abierta. La cancha estaba llena a nuestro favor, pero el marcador se nos mostraba en contra. Este será quizá mi único texto sobre fútbol, más no tengo para decir.

Y voy a aprovechar este momento, en el que la selección nacional está dando qué hablar por su última derrota frente a Brasil. Pero no voy a explayarme aquí sobre técnicas de fútbol, ni quiero elevarme como periodista deportivo. Sólo voy a contar qué me sucede a mí con el fútbol; o más bien, con la pasión y el fanatismo que rodea al balón-pié.

Más allá de que me gusta el deporte como tal hay ciertas cosas que no entiendo o me resultan extrañas. La principal es ese sentimiento que generan los equipos para con sus simpatizantes.

Ese amor aparente –o real- por un conjunto de varios colores, en el que la vida depende de meter un gol en el arco contrario, aunque sólo sean once personas –de los quizá cientos de miles de hinchas que tiene- los privilegiados en pisar el campo de césped ¿Qué hace que se sientan parte los fanáticos de un equipo en el que no pueden jugar, en el que sólo pueden participar como espectadores, en el que la gloria está en ganar un torneo?

Me resulta extraño porque más allá de los cánticos, el aliento y los gritos, los únicos responsables de todo son los jugadores que meten la pierna, cansan su cuerpo, corren a más no poder.

No ignoro que el aliento de los hinchas es un incentivo para los jugadores, pero ¿cómo tener tanto amor por una camiseta? Uno se puede enamorar de una mujer, de una banda… ¿pero de una camiseta?

“Pasan los jugadores, pasan los directores, pero los colores quedan”. ¿Qué son ellos más que parte de una camiseta? Sin duda que son simbólicos. Sin embargo, a mi entender, ese símbolo sólo encuentra significado en quienes la llevan.

¿En qué momento comenzó la camiseta a ostentar una personalidad independiente de los jugadores?

¿En que momento comenzamos a quitarles personalidad a las personas y se las dimos a los objetos? Si por amor a los jugadores fuera, quizás no debieran existir camisetas.

También en: http://www.mediosenlared.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1873

Anuncios

2 Comments

  1. Me agrada tu comentario del futbol. Cierto que el sentimiento por un equipo de futbol, llamese pasion o cualquier otra palabra que se pueda utilizar para tratar de describirlo, es algo que muchas personas tienen,me agrada el como dices que a fin de cuentas los jugadores son practicamente los responsables en su gran mayoria de los resultados finales. Eso me molesta de algunos aficionados, que cuando el equipo que apoyan gana, se cuelgan el merito como si fuera propio en incluso se mofan de los jugadores rivales, o los insultan o los ponen en conceptos de perdedores de lo peor. Siento que a la gente le hace mucha falta el estar consciente, que por mas que se apoye a un equipo, el gran merito es de los jugadores, y hay que reconocercelos, no colgarse de el. El fracaso o el exito es, en la mayor de las partes, credito de los jugadores. Punto.

  2. Escribi sobre lo mismo…ese ferbor que sentimos cuando nuestro equipo juegaaa…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: