Skip navigation

La sociedad argentina encontró otro tema de qué hablar, y los medios masivos de comunicación hacen eco de los distintos discursos, visiones y formas de ver la realidad al respecto. El tema que parece “nuevo” hoy es la situación de pobreza de muchos compatriotas. Cómo será la magnitud de esta problemática, que hasta el Papa se refirió a ella hace unos días desde su cómodo vivir en El Vaticano. Y allí comenzaron una serie de acusaciones que no son necesarias. Acá hace falta dialogar y debatir en serio.

“Escandalosa” parece ser la nueva cualidad para identificar una realidad que le toca vivir (¿o sufrir y padecer?) al 37% de la población –unos 13 millones de argentinos- según datos de la consultora SEL.

Buscando el significado de ese adjetivo en la Real Academia Española, pude encontrar tres sinónimos de escandaloso/sa: “ruidoso, revoltoso, inquieto”. En otras palabras, es algo que no nos deja dormir tranquilos, nos molesta, nos complica un poco la existencia. O por lo menos debería ser así si tomamos literalmente su sentido.

¿Y qué pasa si asociamos el mismo calificativo a otra situación? Supongamos que el discurso que llegue a los medios –y a partir de estos se reproduzca a todos los rincones del país- sea “la riqueza excesiva y/o ilícita es escandalosa”.

Porque así como es “escandalosa” la pobreza, ¿no es también escandaloso que muy pocos tengan mucho -quizá demasiado para gastarlo durante varias generaciones en vida-? ¿No es escandaloso que la mayor riqueza esté en pocas manos, mientras hay muchos con hambre y necesidades básicas sin poder satisfacer? ¿No hace ruido el paisaje social actual, donde la “riqueza” se guarda en barrios privados, casas amuralladas y puertas blindadas, mientras que la “pobreza” se protege con algunas chapas y cartones? ¿No es inquietante que “el diez por ciento de la población más rica gane hoy 33 veces más que el diez por ciento más pobre”, siguiendo con las estadísticas del SEL?

Pero la pregunta más importante tal vez sea: ¿no es escandaloso que haya algunos “ricos” a costa de otros? Porque en definitiva, todos tienen el derecho a vivir “bien”, a estar cómodos materialmente hablando, sin necesidades, y con algunos lujos para disfrutar.

http://www.mediosenlared.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1459

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: